La metatarsalgia por sobrecarga es un problema frecuente en corredores que se produce como consecuencia del uso excesivo que se da a esta zona del pie, la cual debe soportar reiteradas veces el peso del cuerpo en cada zancada, despegue o salto.

Metatarsalgia es el término usado para describir una condición dolorosa en la región del metatarso del pie, justo antes de los dedos. Las cabezas de los metatarsianos pueden inflamarse por diferentes causas y provocan un dolor que se intensifica al caminar o apoyar dicha zona del pie.

Ese intenso dolor o metatarsalgia en la zona antepie puede confundirse con artritis o fascitis plantar. Los síntomas suelen empeorar al caminar o después de muchas horas de pie, pero cuando se está en reposo por lo general no duele. Además, este fuerte dolor en el pie al caminar provoca que el paciente trate de caminar de forma incorrecta para evitar el dolor, y esta alteración de la pisada a largo plazo puede hacer que aparezcan otros síntomas como dolor de espalda.

Para un diagnóstico correcto es fundamental acudir un podólogo para metatarsalgia que revisará el historial médico, los síntomas que muestra el paciente y los signos y factores de riesgo que pueden causar una metatarsalgia.

Las pruebas más habituales son:

  • Una radiografía del pie para poner de relieve la anatomía o la biomecánica del pie.
  • Una ecografía del pie para observar los tejidos blandos.
  • Un estudio biomecánico de la pisada sobre un baropodómetro, una plataforma conectada a un ordenador que mide la distribución de la carga en las plantas de los pies.

Dependiendo de su causa, se aconseja un cambio de calzado, bajar de peso, eliminar durezas en el pie o el uso de plantillas personalizadas para eliminar los puntos de presión máxima.

Para eliminar el dolor se recomienda un tratamiento, con ejercicios como:

  • automasaje del pie con una pelota,
  • automasaje y separación de los dedos del pie,
  • ensanchamiento del arco anterior del pie,
  • estiramiento de gemelos y soleo,
  • estiramiento de la musculatura anterior del pie y tobillo o
  • automasaje y movilización global del pie.

Nuestra esfera de rehabilitación puede ayudarte a realizar los ejercicios de automasaje recomendados por tu especialista.

En las fases de dolor más agudas con presencia de inflamación muchas veces es suficiente con una terapia farmacológica con antiinflamatorios no esteroideos. La infiltración con ácido hialurónico también se emplea para aliviar el dolor y reducir la inflamación.

¡Disfruta del running pero atendiendo a la salud de tus pies!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: