Publicado el

El cuidado de los pies en la tercera edad

Los pies, que durante todo el día, aguantan el peso del cuerpo y nos mantienen estables, deberían ser objeto de nuestra atención y más especialmente en la tercera edad, dedicándoles un ratito, al menos una vez a la semana. ¡Se lo merecen!

La estructura de los pies es tan fuerte que podemos pasarnos muchos años abusando de ellos, antes de sentir alguna molestia. Por ello ha existido, más antes que ahora, cierta tendencia a descuidarlos. Son muchas las personas que llegan a la tercera edad con los pies extremadamente resecos, con durezas e incluso deformados por el calzado inadecuado.

Algunos consejos para cuidar y mimar tus pies:

  • Cuando llegues a casa descálzate y camina apoyando de forma ostentosa todo el pie sobre el piso, exagerando el movimiento y tratando de movilizar todos los huesos. Esto activará la circulación y aliviará la tensión. Luego en la ducha, aprovecha para pasar una piedra pómez en las durezas.
  • Una vez que salgas de la ducha, seca bien tus pies, pasando la toalla entre los dedos. Si no seca bien las regiones interdigitales, puede ser origen de un proceso micótico (hongos).
  • Siéntese en algún lugar cómodo y en crema los pies. Si la crema está formulada para los pies, es mucho más refrescante, suavizando y mejorando el aspecto de los pies.
  • Cuando tus pies estén muy cansados y doloridos, ponlos en remojo durante unos minutos en agua tibia con una cucharadita de sal y otra de bicarbonato.

Consulta periódicamente a un médico y podólogo, en especial si presentas algún tipo de enfermedad metabólica, como la diabetes, o problemas ortopédicos.
Y no olvides que la elección de un buen calzado, cómodo y de materiales blandos, es de vital importancia para cuidar nuestros pies.

En nuestro catálogo de productos podrás encontrar diferentes apósitos, almohadillas, juaneteras y otros productos que te ayudaran a proteger y prevenir de dolencias tus pies.

Pide en tu farmacia los productos Gelastic Losan® o directamente a través de nuestra Tienda Online.

Publicado el

Si usas tacones, protege tus pies

Las personas están dispuestas a soportar el dolor con tal de lucir sus tacones favoritos.

Pero no solo los pies sufren las consecuencias de llevar un calzado inadecuado, también las rodillas y la espalda resultan afectadas, porque los tacones desplazan el peso del cuerpo hacia delante, aumentando así la presión sobre los dedos y obligando a adoptar una postura corporal que compense este desequilibrio, de forma que todas las articulaciones se resienten.

Desde Laboratorios Losan®, con el gel polímero Gelastic Losan® queremos ayudarte a paliar estas dolencias. Te mostramos tipos de lesiones y el producto adecuado para cada una de ellas.

Algunas de las principales lesiones que se pueden sufrir en los pies por el uso de tacones:

Juanetes: cuanto más estrecho sea el zapato y más alto el tacón, más posibilidades de que se desarrollen juanetes, una afección que se caracteriza por la desviación hacia dentro del dedo gordo del pie, que puede incluso llegar a superponerse sobre el dedo más cercano.

Dedos en garra: se trata de una deformidad que hace que los dedos del pie se encorven hacia arriba.

Puedes encontrar nuestros productos en tu farmacia o en nuestra tienda online (pinchando sobre cada imagen).

¡Luce tus tacones favoritos!